Interesantes artículos en la revista Modern Steel Construction

Destacamos los siguientes artículos del último trimestre:

Cocheras para 390 automóviles en 6 niveles
(Ver)

Se eligió la construcción en acero frente al concreto debido, entre otras razones, a que la construcción con estructura en acero era más flexible arquitectónicamente que el concreto, aspecto importante para un edificio de cocheras en el centro histórico de la ciudad. Este Proyecto que usó 1230 toneladas de acero estructural y su construcción en acero fue más rápida que la alternativa de concreto y más atractiva desde el punto de vista arquitectónico.

Cambios en la ANSI-AISC 360-16 (Especificación para Edificaciones con estructuras en acero)
(Ver)

Al momento de escribir estas líneas no contamos con la versión final, pero es interesante conocer cuál es la óptica de los cambios según la AISC. Se enfatiza que se trató de realizar un mínimo de cambios que reflejen nuevas investigaciones, provean diseños más eficientes o agranden su alcance.

También recordamos que en la edición N° 14 del Cuaderno del Ingeniero, del Ing. Arnaldo Gutiérrez, nos dio su visión sobre los cambios.

Reemplazo rápido de un puente ferroviario
(Ver)

Se muestra como se debe planear para el reemplazo de un puente con gran movimiento de carga demostrando la importancia de la coordinación, planificación y ejecución de proyectos complejos. Se trató de un puente en 4 tramos y la solución en acero fue decisiva para conseguir los resultados en el tiempo prefijado de montaje que era muy acotado.

Conexiones precalificadas
(Ver)

AISC ha lanzado la actualización de la norma sobre conexiones precalificadas.  Hasta ahora hay 9 de ellas   ya que desde el 2010 se agregaron 4 nuevas. Se debe recordar que los diseñadores no están limitados a estas conexiones en el caso de las SMF o IMF pero que han sido probadas en laboratorio. Esperemos tener un comentario desde la óptica latinoamericana sobre este tema.

Los rayos y la estructura en acero
(Ver)

Los diseñadores y constructores deben aprovechar la conductividad del acero para obtener más valor de las estructuras de acero. Ello se debe que cuesta menos instalar protección anti-rayos en edificios en acero respecto a concreto, madera u otros elementos menos conductores. Los sistemas de “pararrayos” requieren una red de conductores eléctricos para transmitir en forma segura la descarga de un rayo de 300 millones de voltios desde la captación en el techo hasta los electrodos subterráneos.  En la mayor parte de los edificios, la energía del rayo es transportada a través de cables de gran dimensión de muchos hilos fabricados con grados altamente conductores de cobre o aluminio. Sin embargo el costo de los cables, conectores y accesorios pueden ser reducidos usando a la estructura en acero como conductora, con un importante ahorro de costos.

Por ejemplo, 19/02/2017
Por ejemplo, 19/02/2017