Hacia especificaciones más estrictas para la construcción en Japón

27/04/2015.  Cuatro años después del devastador terremoto y tsunami de Tohoku, el gobierno, los aseguradores y desarrolladores están tomado medidas para aumentar la aptitud de las estructuras para sobrevivir a tales desastres en Japón.

Aun antes de los recientes cambios regulatorios para incentivar a los propietarios a seguir especificaciones de construcción sísmica más estrictas, las estructuras pudieron resistir bien al mayor terremoto registrado que afectó a Japón. Pero medidas para tratar el impacto de los tsunamis-, que fue la fuerza más destructiva y que causó más muertes en la catástrofe- y el los temblores de periodo prolongado que afectaron a los rascacielos en las ciudades se encuentran todavía en proceso de aprobación.

Casi 16.000 personas y casi 130.000 casas y edificios fueron destruidos, principalmente en la prefectura del norte en la costa del Pacífico en el desastre de Marzo 2011. El costo financiero para las compañías de seguros es casi de 37 mil millones de US$ por compensaciones por daños en terremoto y tsunami e interrupción de negocios.  Fue el pago más costoso en las 4 últimas décadas después del caso del huracán Katrina que costó 79 mil millones de US$.

Las regulaciones japonesas para proteger las estructuras residenciales y comerciales contra terremotos, datan de una ley de 1981 con revisiones subsecuentes menores. El terremoto de Tohoku y el más destructivo anterior  que fue el de Kobe en 1995 indicaron que la ley de 1981  ha sido suficientemente estricta ya que casi todo el daño ocurrió en estructuras construidas bajo la ley anterior de 1950, indicó Hiroshi Fukuyama, director del Departamento de Ingeniería Estructural del Instituto Nacional  de Investigación de la Construcción de Japón.

Sin embargo en el 2013, Japón hizo revisiones a la ley de 1995 promoviendo el retrofiting sísmico, para que mayor cantidad de estructuras cumpliera la ley de 1981. Obligó a los propietarios de grandes edificios usados por el público, tales como hoteles y shopping centers, a someterse a evaluaciones de terceros, sobre el cumplimiento de la ley de 1981 y a la difusión pública de esas conclusiones a fines del 2015.

El objetivo, es incrementar desde un 80 % (valor del 2007) a un 90% a fin del 2015 la proporción de estructuras que cumplen los códigos de edificación sísmica. El gobierno proveerá asistencia financiera hasta en un 80 % del costo en ciertos casos, para pagar las obras de retrofiting sísmicos necesarios para cumplir las especificaciones más rigurosas. Para las evaluaciones el  gobierno cubre su costo total.

Ha habido todo un esquema de descuentos en las primas de seguros que cumplen las nuevas especificaciones así como la promoción por parte de ciertas prefecturas del aseguramiento contra sismos de las propiedades. En general las condiciones para establecer las primas varían de acuerdo a la ubicación, resistencia sísmica del edificio, riesgo de tsunamis y licuefacción del suelo.

Por su parte el gobierno ha estado trabajando en regulaciones para mejorar la aptitud frente a las cargas de los tsunamis en las estructuras en adición a los requerimientos sobre los refugios y mapas de riesgo. También está analizando reglas para tener en cuenta los movimientos del suelo con periodos de 1 a 2 segundos, que afectaron los rascacielos en Osaka, casi 800 km desde el epicentro de Tohoku. 

Japón ha tomado medidas significativas para protección respecto a  terremotos futuros pero solo el tiempo dirá si esas precauciones han sido suficientes.

Fuente: Financial Times Abril 26,2015.

Por ejemplo, 18/06/2019
Por ejemplo, 18/06/2019