Código modelo sísmico para América Latina y el Caribe

A fines de noviembre del 2017 y durante dos días se reunieron en Santiago de Chile representantes de instituciones públicas y profesionales de 11 países de América Latina y El Caribe para conocer una iniciativa impulsada por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo y el Instituto de la Construcción de Chile.

La mayoría de los países de América Latina están sujetos a la amenaza sísmica, de diferente intensidad y origen. De hecho, los terremotos, tsunamis y otros fenómenos naturales provocan pérdidas humanas, destrucción y daños en viviendas, edificios, infraestructura pública -carreteras y calles- e infraestructura privada productiva, que tienen un enorme costo para las economías y décadas de reconstrucción. Y si bien casi todos los países de la Región cuentan con reglamentos y normas sobre diseño sísmico, todos ellos son disímiles en términos de sus contenidos y estándares.

Por esta razón, se presentó en Chile el proyecto “Elaboración Colaborativa de Código Modelo de Diseño Sísmico para América Latina y el Caribe”, que reúne a representantes de Argentina, Chile, Costa Rica, Guatemala, Nicaragua, Panamá, Ecuador, El Salvador, Haití, Paraguay y Perú.

Se dio así el puntapié inicial para dar a conocer la idea de Código Modelo de Diseño Sísmico, presentándose para la discusión una primera aproximación a los contenidos mínimos de un Código Modelo y una propuesta de Institucionalidad y Gobernanza, para abordar el trabajo futuro.; Según el subsecretario de Vivienda y Urbanismo de Chile, Iván Leonhardt, “es un hito (..) …-en el concierto sudamericano, centroamericano y el Caribe, porque nos va a permitir compartir conocimientos y experiencias sobre algo que vivimos dramáticamente cada cierto tiempo”.

Si se considera que los costos de reconstrucción alcanzan cifras importantes para los países -en muchos casos un porcentaje importante respecto de su PIB- y que la reconstrucción tarda años e incluso décadas, el tener una amenaza común como los terremotos, que causan graves perjuicios a los países de la región, nos ha hecho pensar en la conveniencia de abrir este espacio donde compartir experiencias y conocimientos, sostiene Verónica Serrano, presidenta del Instituto de la Construcción. Agregó que “este desarrollo, por su carácter referencial y voluntario, permitirá acoger las diferentes realidades sísmicas, constructivas, tecnológicas, económicas y sociales de la Región”.

“El Instituto de la Construcción pone a disposición su experiencia y convocatoria, para abordar el desafío de elaborar el Código Modelo Sísmico Regional, de manera colaborativa y voluntaria, con el aporte de todos los profesionales especialistas de la Región, de instituciones públicas y privadas, en pos de un objetivo que sin duda puede ser un aporte de gran beneficio para todos los países de América Latina y El Caribe”, indica José Pedro Campos, director ejecutivo del IC., que realizó una presentación en la reunión.

Por su parte, el presidente del Comité Organizador, Rodolfo Saragoni, expresó que el trabajo apuntará a tener un Código Modelo que define una suerte de plantilla que señala qué debe tener cada código nacional, para los niveles distintos de actualización que existen en la actualidad en la región, “porque hay algunos que son más antiguos y requieren un mayor trabajo”. Además, aclaró que no se puede trasladar el código de Chile a otros países, puesto que “las sismicidades son distintas, hay muchos problemas comunes, pero algunas cosas son distintas”.

Saragoni explica en qué consiste el Código de Modelo de Diseño Sísmico para América Latina y El Caribe: "Hace un par de décadas, cuando fui el primer presidente de la Asociación Iberoamericana de Ingeniería Sísmica, nos abocamos a que todos los países de la región tuvieran códigos nacionales de diseño sísmico, cuyo logro se pudo constatar en la primera jornada que se realizó este mes en Santiago, al verificar que Haití también tiene código desde 2012, después del gran terremoto de 2010".

En consecuencia, dice, "nos encontramos ahora en una segunda etapa que es desarrollar un código modelo moderno de diseño sísmico regional que sirva de referencia para actualizar los códigos sísmicos nacionales desde los distintos niveles de desarrollo en que ellos se encuentran.

Esta modernización la hará cada país a través de sus respectivos entes de normalización por etapas, mejorando con ello la seguridad sísmica regional, que es el gran objetivo final del código modelo".

En esta etapa, explica, "se abordará además la evaluación del grado de cumplimiento de las actuales normas nacionales y como mejorar su aplicación, dado de que después de que numerosas viviendas colapsaron en los recientes terremotos de Ecuador de 2016 y de México de este año se pudo comprobar que no se habían aplicado las normas vigentes".

Respecto a que aplicaciones puede tener, afirma Rodolfo Saragoni que "se considera incluir una mejor evaluación del peligro sísmico, del efecto del suelo de fundación y métodos de diseño sísmico más modernos, como el diseño por desempeño que no solo protege las vidas de los ocupantes de los edificios, sino que el contenido de las viviendas. Esto es, su mobiliario. Cabe destacar que el proyecto del Código Modelo considera un plazo de 2 a 3 años para su desarrollo".

Entre las instituciones internacionales que han manifestado su interés en la iniciativa están el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA) y la Agencia Andaluza de Cooperación para Centro y América Latina. En tanto, los organismos nacionales que están colaborando con este proyecto son la Asociación de Ingenieros Civiles Estructurales (AICE), la Asociación Chilena de Sismología e Ingeniería Antisísmica (Achisina) y la Sociedad Chilena de Geotecnia (Sochige).

Fuente:
Comunicado del Instituto de la Construcción
Diario El Mercurio

Por ejemplo, 06/08/2020
Por ejemplo, 06/08/2020