Argumentos en favor del uso del acero en la construcción: Sustentabilidad

Mucho de los que trabajamos en la industria del acero por muchos años, estamos sorprendidos por lo poco que se conoce acerca del Reciclado del acero. Vaya entonces un breve análisis.

Si se busca en internet sobre materiales que sean reciclables usted se encontrará con una gran cantidad, especialmente acerca de los que el consumidor recicla en su casa: papel, aluminio, etc, y hasta pilas, electrónicos, ropa, etc. Incluso hasta el concreto indica que es reciclable. Pero el material que es el más sencillo de reciclar no siempre aparece en esa lista. Y ese el acero.

En efecto el acero puede separarse con facilidad del resto de los materiales por su propiedad magnética .

Y no solo reciclar, sino que son muchos los usos en que puede reusarse tales como el caso de los contenedores en desuso que se destinan para viviendas o equipamiento o la reutilización de perfiles de demolición en otras obras. También es reconocida la posibilidad que una construcción en acero sea destinada primeramente para un uso puntual (una olimpíada o campeonato mundial deportivo o una exposición), desarmarse para luego volver a armarse en otra ubicación para un uso permanente de impacto social ( módulos en escuelas u hospitales).

El reciclado se refiere a tomar el material que ha llegado al fin de su vida útil y retornarlo a su mismo estado nuevamente. Y ese es el caso del acero.

Mientras que en otros casos se piensa que algunos materiales son reciclables, esto se confunde con el denominado “downcycling”,  o sea que el producto de rezago es convertido en materiales de menor calidad, o sea un escalón hacia abajo en la posibilidad de uso con imposibilidad de reversión hacia el escalón superior. Es el caso del papel que se degrada a cartón.

Otro caso de “downcycling” es el concreto. La misma Cement Sustainability Initiative (CSI) acepta que el concreto no se puede reciclar a concreto ya que solo puede ser utilizado como árido para subbase vial o como árido para la fabricación de concreto. Sin embargo, esto tiene un impacto limitado sobre la reducción de emisiones de gases con efecto invernadero, ya que la mayoría de las emisiones ocurren durante la fabricación del cemento, y éste es necesario agregar nuevamente a los áridos para formar el concreto.

En 2014, se generaron 505.1 millones de toneladas de desechos de demolición en los Estados Unidos. De los 505.1 millones de toneladas, los desechos estaban compuestos de 353.6 millones de toneladas de concreto, 76.6 millones de toneladas de concreto asfáltico, 35.8 millones de toneladas de productos de madera, 12.7 millones de toneladas de tejas asfálticas, 11.8 millones de toneladas de ladrillos y tejas de arcilla, 10.3 millones toneladas de paneles de yeso, y 4.3 millones de toneladas de acero, De esto sacamos las siguientes conclusiones: 1) El concreto constituye el 70 % de los desechos de la construcción, lo que implica un gran costo de transporte, incluso en el caso de su recuperación: Pues son escasas las posibilidades de uso en el mismo lugar de una demolición dado que necesita un proceso de molienda y clasificación para el que no hay espacio normalmente en el obrador o para la cual las restricciones de contaminación urbana lo limitan.  2) El acero es una proporción baja de los residuos, pudiéndose fácilmente reutilizarse (caso de los perfiles) o separarse magnéticamente. Su gran relación peso/volumen facilita su transporte en comparación del concreto de menor densidad y mayor volumen para una misma resistencia y para la misma superficie de construcción demolida.

Por otra parte, la reciclabilidad de un producto no especifica el contenido de reciclado de un producto, ya que depende de la recolección y el procesamiento de material. En el caso de la chatarra de acero esa recolección y procesamiento es más sencilla que otros materiales competitivos. Además, en la medida que se incrementa el stock de productos confeccionados con acero, aumenta la posibilidad de obtener más acero mediante la utilización de acero reciclado o sea chatarra de acero.

Como es ambientalmente beneficioso para reciclar acero (por ejemplo, cada tonelada de chatarra reciclada ahorra 1,5 toneladas de CO2, 1,4 toneladas de mineral de hierro y 740 kg de carbón), existe un mercado bien establecido que ha existido durante muchas décadas para comprar chatarra de acero para hacer nuevos productos de acero. Se estima que actualmente se recicla más del 85% de todos los productos de acero que llegan al final de su vida.

El reciclo de chatarra de acero (en los hornos de acero eléctrico) utiliza aproximadamente una tercera parte de la energía que es necesaria para procesar las materias primas vírgenes. La chatarra de acero también es un insumo necesario para la otra ruta de producción que utiliza principalmente materias primas vírgenes: el horno de oxígeno básico (en que modera el exceso de energía que se genera en el proceso además de agregar contenido metálico)

En la actualidad se reciclan 630 millones de toneladas de acero, evitándose así la emisión de 945 millones de toneladas de CO2 cada año. Este volumen es superior al reciclado de la suma de todos los otros materiales, haciendo al acero el campeón del reciclaje.

Se podría reciclar más acero, pero debido a su larga vida, permanece en los productos (tales como la construcción) por muchos años por lo que debemos esperar a que llegue al fin de su vida útil para que ese acero se recicle a nuevos productos de acero.

¿Qué debemos hacer? Necesitamos usar los materiales más eficientemente. Para ello es importante que los diseñadores, fabricantes y montajistas conozcan más sobre la construcción en acero. Y que en todos los casos en que sea posible estudiar la posibilidad de reutilización del material. Y cuando no se puede reusarse asegurar que se recicle, Siguiendo este enfoque iremos hacia una sociedad más sustentable.

Recolectando chatarra de acero para convertirlo nuevamente en productos de acero.

Nota. Adaptación con varios agregados del artículo Steel: the surprising recycling champion de Clare Broadbent, Head of Product Sustainability, worldsteel. 19 March 2018

Por ejemplo, 23/11/2019
Por ejemplo, 23/11/2019