N° 01: Normativa para el proyecto sismorresistente

Inauguramos hoy un espacio para la reflexión sobre temas parcialmente entendidos referidos al comportamiento, el detallado y la aplicación de las normativas para estructuras de acero. Las opiniones dadas aquí son de la total responsabilidad del autor y para nada comprometen la presente publicación ni a Alacero.

En muchos países de la región se adopta una traducción lo más fiel y exacta de los documentos de los fabricantes de insumos para la construcción de los Estados Unidos, como son los documentos ACI, AISI, AISC, entre otros. Sin embargo el ingeniero estructural latinoamericano debe tener presente:

  1. Las condiciones de aplicación de la normativa en los Estados Unidos responde en gran medida a lo grande de un territorio localizado entre dos océanos. En toda esa extensión geográfica la importancia de las acciones varía de un Estado a otro. En algunos Estados serán predominantes las acciones sísmicas, en otros los tornados, los huracanes o el viento, así como en otros, la nieve, las inundaciones, etc. Ver Figura 1a.
  2. También debe considerarse la práctica constructiva, los tipos de materiales, las condiciones de contratación, y muy especialmente, las responsabilidades legales y económicas de los profesionales en sus diferentes roles con que intervienen en una obra.
  3. Las actividades normalizadoras las llevan a cabo los fabricantes organizados en institutos que se autofinancian. La búsqueda de financiamiento, la labor de estímulo a los nuevos productos y las responsabilidades legales y económicas que adquieren los fabricantes, condicionan la entrada y salida de productos y aplicaciones en las especificaciones generales, que en su evolución pueden independizarse para constituir sus propias especificaciones o institutos.
  4. Las normas internacionales deben revisarse con ojos críticos porque no siempre la terminología se corresponde con lo que se entiende en otros países o idiomas. En algún momento deberá revisarse la racionalidad de la notación.

En la Figura 1 se comparan las diferencias jerárquicas del enfoque normativo entre los Estados Unidos y otros países. La conclusión es clara, ni la Specification for Structural Steel Buildings AISC 360 ni el Steel Construction Manual contienen requisitos sismorresistentes, los cuales por las razones anteriormente explicadas se suministran en la Seismic Provisions for Structural Steel Buildings AISC 341, las Prequlified Connections for Special and Intermediate Steel Moment Frames for Seismic Applications AISC 358 y el Seismic Design Manual. Esta situación justificó que en 1998 la Comisión de Normas para Estructuras de Edificaciones del MINDUR, Venezuela, incorporara los criterios y requisitos sismorresistentes dentro de las Normas para Estructuras de Acero; lo raro, o lo menos común en el proyecto son las edificaciones libres de amenazas sísmicas. Una situación similar se repite con las estructuras de concreto reforzado en el ACI 318 Building Code Requirements for Structural Concrete que consigna los requisitos sismorresistentes a un único capítulo, el Capítulo 21, con la distorsión que se produce en la enseñanza de la asignatura apoyándose en 20 capítulos sin criterios sismorresistentes.

Entonces podemos concluir la importancia de conocer de manera explícita el alcance de los documentos normativos que se manejan, por lo que para facilitar la labor de los profesionales y la formación de los nuevos ingenieros, la normativa latinoamericana debería integrar las consideraciones de riesgo (sísmico, eólico, geotécnicas, etc.) dentro del cuerpo de las normas de proyectos (análisis, diseño y detallado) de los diferentes materiales utilizados.


Figura 1: Comparación de las jerarquías de aplicación de las normas en Estados Unidos y Latinoamérica.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.